Log in
Sin imágenes

Reflexión corporativa

  • Published in Economía

EL RINCÓN DEL BONZO

Alcanzado un nuevo objetivo en nuestra andadura hacia el éxito final, esta asociación por la rehabilitación del Parque Cultural Viera y Clavijo, se demuestra a sí misma, una vez más, que la perseverancia y firmeza en su “participación ciudadana” son fundamentales para cumplir el requisito evidente de que “solo la sociedad civil está capacitada para resolver sus propios problemas”.

Ha sido una actividad denodada y perseverante hasta conseguir que, por fin, se retiren las ilegales vallas publicitarias de la fachada principal del Viera y Clavijo.

Desde 09/07/2012, fecha de la primera reclamación ante la Gerencia de Urbanismo, tras una ardua tarea de seis años, hasta hoy; que hemos conseguido presentar como única solución viable que el Excmo. Sr. Alcalde ordene su retirada, sin paliativos ni medias tintas, (tan sencillo como la retirada de la vía pública de un vehículo mal aparcado). Cumplimos así con la parte de nuestro ideario en que es imprescindible ofrecer soluciones para acompañar el problema planteado. En este caso era aparentemente fácil, pues se trataba de una flagrante ilegalidad que incumplía lo establecido en la Ley Canaria de Protección del Patrimonio Histórico (Título II, Capítulo V, Sección 2, Art. 55, punto 1 y 2), y lo más llamativo, atentando contra la propia Ordenanza Municipal de Paisaje Urbano (Art. 7, puntos 2 y 3). Inconcebible que el mismo Ayuntamiento siguiera incumpliendo la normativa que impone a los ciudadanos bajo su férula.

Puede parecer un detalle insignificante que quizá no mereciera tanto esfuerzo. Al fin y al cabo, una matadura más en una capital otrora brillante, pero venida a menos por exceso de pintadas, grafitis cutres, suciedad mal gestionada y abandono del patrimonio urbano. Pero este es un gran símbolo por todo lo que representa. Ya en su día, dentro del recinto BIC se consiguió restaurar la vandalizada escultura de Joan Miró, la “femme bouteille”. El “devorador de pájaros”  de Christian Salvani,  (hoy recolocado en el TEA). La escultura decapitada del insigne Viera y Clavijo, ya restaurada en la fundición BRONZO; pendiente de la decisión política de dónde reubicarla. El busto del maestro Tarridas, rescatado del maltrato callejero, aunque con ciertos defectos de restauración, e instalado ahora en la entrada de la Escuela Municipal de Música. Se ha logrado erradicar la grotesca publicidad grafitera en los muros pintarrajeados de la fachada, así como las pintadas barriobajeras en los muros de Avda. Asuncionistas; y los grafitis, deteriorados, exentos de un mínimo de calidad e incompatibles con un entorno BIC, que jalonaban la Avda. San Sebastián.

Han sido pequeños pasos pero firmes como corresponde a la subida hasta la meta final, donde se halla el motivo fundamental de este movimiento, cual es el rescate y rehabilitación del conjunto histórico, declarado Bien de Interés Cultural, edificio neogótico de principio del siglo XX, antiguo colegio de La Asunción, la preciosa capilla del mismo estilo y el anexo y maltratado teatro Pérez Minik, cuya demolición fraudulenta, por iniciativa de la entonces Consejera de Cultura, se evitó por esta Asociación mediante denuncia e intervención de Fiscalía.

Topamos con la desidia institucional y evidente ausencia de voluntad política en los responsables públicos en que este proyecto rehabilitador salga adelante. Son demasiados años de brega y colaboración cívica que solo encuentra adversidad, titulares llamativos que venden humo y declaraciones evasivas que tienden a eludir compromiso y responsabilidades en quienes debieran asumirlas. Es decepcionante comprobar cómo los que antes estaban en la oposición, beligerantes a nuestro lado, hoy actúan como a quienes entonces denostaban.

La lamentable cesión de usufructo y conservación del valioso inmueble del Ayuntamiento al Gobierno de Canarias resultó un fiasco, porque este procedió al abandono de las instalaciones; al desvío de fondos comprometidos hacia otras rehabilitaciones (5,9 millones de € al teatro Guiniguada de Las Palmas), y al destrozo intencionado de los edificios. Actuación tipificada en el Código Penal como presunto delito de “Expolio de Patrimonio por la Administración”.

El colmo del paripé, que también sirve como elusión  de obligaciones, fue que la reclamación del Ayuntamiento al Gobierno de Canarias por incumplimiento de contrato, se trató de un simple contencioso administrativo, que no sirve para nada más que para eternizarse en el tiempo; en lugar de acudir a la vía penal mediante la que reclamar la resolución del contrato de cesión y la indemnización millonaria correspondiente a los daños y perjuicios inferidos a este patrimonio ciudadano. No se hizo así, sino que la situación creada solo sirve para el: “Yo no he sido… la culpa es del otro”, con intención de que nada se resuelva.

Dos reflexiones:

Una.- La Asociación seguirá su activismo con mayor énfasis a cada peldaño que ascienda. No importará que el actual alcalde ya no esté en su cargo cuando lleguemos.

Dos.- ¿Qué habría sucedido si la gran masa que compone esta Asociación no se hubiese movilizado a su debido tiempo, hace ya siete años?...  Es un entorno urbano de 30.000 m2 en el centro de Santa Cruz…

Carlos Castañosa: Secretario de la Asociación “Viera y Clavijo”.    CIF: G76569961