Logo

Los colaboradores de 'Sálvame' de Telecinco, cobran más que un médico o un ingeniero

“La televisión es el espejo donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural”. (Federico Fellini)

Como prueba o muestra de lo que vaticinó el director de cine, Federico Fellini, basta un botón: en Telecinco pagan por ser vulgar. Lo que conlleva comunicar y transmitir a los ciudadanos un mensaje esquizofrénico, irritante, agresivo, chabacano, intolerante, grosero, crispado y violento envuelto en un maremoto de ordinariez. Ese tipo de televisión no nos provoca una reflexión crítica, sino una provocación delirante y neurótica.
A mayor ordinariez de los “actores del insulto” de esa cadena, mayor caché para los insultadores “expertos” en difamar y vilependiar. El más de los mediocres, el más bruto y el más chabacano, siempre triunfa.
Para ser “actores y actrices del insulto” y colaboradores de los programas ‘Sálvame’ o ‘Sábado Deluxe’ y otros espacios similares, no se les exige que posean el título básico de Graduado Escolar, Educación Primaria, Bachillerato, formación profesional de grado medio ni estudios universitarios. La principal condición es que sean personas de baja estatura cultural con cerebros grises y temperamentos agresivos y ofensivos. Que chillen mucho y se desmelenen. Que se insulten y ladren entre ellos. Que le den patadas al diccionario de la Real Academia Española de la Lengua hasta desplumarlo y dejarlo cacareando como un gallo de pelea inglés.

Telecinco se ha convertido en un elemento nocivo. ¿No será que al Grupo Mediaset apenas le preocupa que sus finos y exquisitos “insultadores” sepan o no leer y escribir? Pues, en la práctica, ciertos colaboradores son actores mediocres de una telerrealidad gris, chabacana y ramplona que suelen presumir de “matones de barrio”.  Su principal “cualidad” es la de interpretar cualquier papel vulgar que sobredimensione la ordinariez. En esa misma dimensión, por efecto contagio, se sitúan los políticos españoles y su lenguaje rústico, pedestre, inculto y manido. Ciertos dirigentes admiten que la televisión es el púlpito y la base de la opinión pública. Por eso, la mayoría de los políticos viven más en las cadenas de televisión que en sus despachos oficiales trabajando por los españoles que es su responsabilidad. Pero, prefieren revolotear como gaviotas carroñeras por los platós como veletas con faldas vendiendo titulares al precio que sea y como sea.
Como cadena de televisión al servicio de la educación y la cultura y del conocimiento general de todos los ciudadanos, el criterio de Telecinco no es la difusión de los valores. No es una televisión educativa donde la cultura es una convidada de piedra.

Estamos ante un nuevo escenario temerario de un canal de televisión privada irresponsable y suicida que contrata a personajillos siniestros, narcisistas, arrogantes y ególatras que se creen el centro del universo. Precisamente, el egocentrismo de los programas ‘Sálvame’ y ‘Sábado Deluxe’, está incrustado en la autoritaria y prepotente personalidad de un personaje siniestro como Jorge Javier Vázquez, nacido hace 50 años en Badalona. Licenciado en Filología Hispánica en la Universidad de Barcelona, este presentador destaca por colocar su autoritarismo, sus ideas y sus pensamientos por encima de los demás. Incluso, suele “militarizar” sus discursos y arengas. Es decir, algo así como: “El pequeño dictador de Telecinco”. Él cree que el mundo solo tiene que girar alrededor de sí mismo. Lo que, sin duda, podría evidenciar el terrible sufrimiento de su presunta soledad al no ser soportado ni por su ombligo ni por su propia sombra. “De esta manera, Vázquez tiene un contrato de 3 millones de euros al año, solo superado por los 4 que percibe Ana Rosa Quintana en la misma cadena”, desvela un informe de “MegaStarFM”.

Algunos de los tertulianos y tertulianas son periodistas, pero no suelen hablar de política y de asuntos polémicos que puedan provocar desavenencias entre el Gobierno y Mediaset. Por lo tanto, periodistas, haberlos, haylos y haylas, en esa selva de ‘Sálvame’. Todo hay que decirlo. Pero, no hacen periodismo serio. Hacen “salsa rosa” y crónica de corazones partíos o de cuernos afilados a las cinco de la tarde. Lo único que importa en “El Circo de Telecinco” son los llamados montajes de sus programas de “reality show”, los chismes, las historias oscuras de los burdeles con olor a sudor y lágrimas, los extraños amigos de cama y los desfiles e intercambios de encornaduras de cuernos, pitones, pala y cepa. En definitiva, historias de culos, tetas, chulos, fanfarrones y camorristas.
Nada que ver lo que yo opino y cuento aquí de la “telebasura” de Telecinco con la película El Show de Truman (1998) , de Peter Weir, con el actor Jim Carrey como protagonista, que muestra los límites de la telerrealidad.

Telecinco es una máquina de picar carne humana y hacer dinero.
Según publicaron “El Confidencial y el periódico “LA PROVINCIA/Diario de Las Palmas” el pasado 8/07/2020, “los colaboradores del programa ‘Sálvame’ tienen un sueldo diario superior al Salario Mínimo Interprofesional (SMI)”. Y citan nombres: Kiko Hernández, un tertuliano que confunde “dislexia con dispepsia” (esto lo añado yo), cobra 1.450 euros diarios. La misma cantidad gana Kiko Matamoros, cuya especialidad, como “profesional de la provocación”, es montar la bronca, crispar en el plató e incendiar con voz alterada el espectáculo exhibiendo sus chulescas dotes de pijo de piscina y su barriobajero lenguaje de matón de cafetín. Algunos de sus compañeros dicen que: “Kiko Matamoros tiene más músculo que cerebro”. (...)
La conocida como “Princesa del Pueblo”, Belén Esteban, que escribe Valladolid con B de burro, o la periodista profesional Lydia Lozano, ganan más de 950 euros al día cada una. “Lo que en estimaciones supondría un sueldo mínimo de 200.000 euros aproximadamente cada año. A esto habría que añadir las apariciones en formatos como ‘Sálvame Deluxe’, que se pagan mucho mejor que un programa diario”, destaca “El Confidencial”.

Pero, vayamos al fondo de la realidad de la calle en un simple y sencillo cuadro comparativo: ¿cuánto cobra un trabajador y una trabajadora asalariados en España? El SMI es de 950 euros por 30 días de trabajo. O lo que es lo mismo: 31 euros al día entre 8/10 horas diarias a razón de casi 4 euros la hora. Esa es la otra cara amarga al descubierto de un país donde las desigualdades e injusticias destrozan a la mayoría de las familias. Es la cara triste de la España pobre y hambrienta del siglo XXI donde la mayoría de los hombres y mujeres con estudios de bachillerato, formación profesional de grado medio y estudios universitarios que trabajan en nuestro país, apenas ganan para cubrir los gastos mínimos y necesarios para poder llegar a final de mes con dignidad. Incluso, pasan hambre y jamás pueden salir de vacaciones. Viven al límite sin poder ahorrar. Malviven atados a las injusticias y desigualdades de un supuesto Estado del Bienestar alejado de la realidad social, política y económica que atraviesa nuestro país endeudado hasta el tuétano.

Todo esto es un escándalo y una vergüenza. Los que salvan vidas, los enfermeros, médicos y cirujanos, ganan menos que los tertulianos de ‘Sálvame’. Un informe elaborado por la Consultora de Recursos Humanos Adecco, publicado en el periódico “LA PROVINCIA/Diario de Las Palmas” el 17/05/2017, y otro estudio más reciente del diario “20MINUTOS” con fecha de 10/07/2020, revelan que los médicos Licenciados en Medicina en Canarias cobran 32.794 euros al año. Es decir, una media de 2.732 euros al mes.  Esta última cantidad es la que gana el tertuliano Kiko Hernández por dos días de trabajo (48 horas) en Telecinco. Mientras que los Médicos Especialistas alcanzan un salario bruto anual de 53.720 euros. Ósea, unos 4.476 euros netos mensuales. Pero, esa misma cifra, 4.476 euros, es la que viene cobrando el “actor-matón” y tertuliano Kiko Matamoros cada tres días (72 horas) por decir burradas y sandeces. Mientras que un médico residente contratado en un hospital público cobra 950 euros netos y un enfermero -que también salva vidas-  percibe un promedio salarial de 1.800 euros mensuales, un colaborador de Telecinco cobra esa misma cantidad en cinco horas de trabajo. ¡Alucínen!

Decía John Irving, escritor estadounidense que: “donde funciona un televisor, seguro que hay alguien que no está leyendo un libro”. Cada día yo también lo tengo más claro: algunos programas de de televisión nos van deteriorando como personas. Parece que se produce una especie de efecto hipnosis entre el televisor y el telespectador y nos vamos atrofiando la mente, la musculatura, el cuerpo y las ideas. La “telebasura” es un somnífero que provoca sueño tonto y no te deja pensar. España es un pueblo dormido. Los españoles están secuestrados por la “televisión basura”. Como nos recuerda el director de cine Federico Fellini: “La televisión es el espejo donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural”.
La “especialidad profesional” por la que más se cobra en Telecinco es por ser “experto-experta” en picar carne humana para aumentar la audiencia y ganar dinero a costa de embrutecer y ahogar en la subcultura más profunda de la ignorancia más gris al pueblo español. Un pueblo dormido y anestesiado por una clase política mediocre e inculta, cuyo Gobierno y la oposición, representan el otro “reality show” del insulto, la crispación permanente, el disparate, la incoherencia, la indecencia y la mentira. Picar carne humana en una “telebasura” que vende miserias humanas es prostituir la propia televisión y el periodismo.

Mientras tanto, la cultura, los principios, la honestidad, los buenos modos y maneras, la educación y el respeto, son valores fundamentales que parecen estar prohibidos en un formato de programa de una televisión basura que está conduciendo a España y a los españoles a un estado involutivo sin retorno. Nos arrastran más en dirección a la galaxia del medievo que al futuro Sol Naciente más esperanzador y apasionante de este siglo XXI. Lo más preocupante es que la mayoría de los canales televisivos están sintonizados en la misma quinta dimensión de un nauseabundo negocio periodístico donde la verdad es lo que menos importa. TVE parece haberse contagiado del mismo virus mediático donde también nos venden y cuentan cuentos chinos, fábulas y otras milongas palaciegas. Los nuevos caza fantasmas y cantamañanas de RTVE, no deben de olvidar que la televisión pública somos todos y es de todos porque la pagamos entre todos. ¡Cuidado con no prostituir el modelo de una RTVE  pública, plural, democrática y al servicio de las libertades y de los derechos fundamentales.

REFERENCIAS:
https://www.elconfidencial.com/television/programas-tv/2020-07-08/cuanto-cobran-colaboradores-salvame-sueldo-telecinco_2672827/
https://www.laprovincia.es/buzzeando/2020/07/08/colaboradores-salvame-sueldo-diario-superior/1298695.html
https://www.megastar.fm/te-interesa/television/noticias/este-desorbitado-sueldo-diario-los-colaboradores-estrella-salvame-20200708_805073
https://www.laprovincia.es/sociedad/2017/05/17/medicos-enfermeras-canarias-mejores-pagados/939671.html
https://www.20minutos.es/noticia/4320233/0/cuanto-cobra-medico-estos-fueron-sueldos-sin-guardias-2019/?autoref=true.

Copyright 2016 Centro de La Cultura Popular Canaria