Logo

La bola de cristal

EL BAR DE PEPE

Les confieso que tengo un amigo brujo. Es un tipo cojonudo, presume de acertar y curar del mal de ojo y otras clases de  males con su numerología y sus mejunjes  me consta, por lo comentarios de su amplia clientela, que sus éxitos superan el 90%.

Andrés no tiene bola de cristal, no mira el futuro, Andrés es un sanador de males del alma y desconfía de la voluntad de los políticos.

Por primera vez he recurrido a su profesionalidad, le he pedido a mi amigo, el brujo de Tacoronte, me diga que es lo que puede suceder en las próximas elecciones, Andrés que de tonto no tiene un pelo, me dice que él es un brujo no un mago, que no tiene chistera y que no saca conejos de la misma, que de política no entiende.

Le he hecho trampa, y he jugado con sus normas. Para sacar conclusiones de si la persona en cuestión tendrá suerte o todo lo contrario en el amor, el trabajo, los negocios, problemas familiares, etc. siempre pide la fecha de nacimiento del implicado, y le he dado las fechas de los nacimientos de Sánchez, Casado, Rivera, Iglesias y Abascal.

No les voy a cansar pero a todos les recomienda un lavado de sus casas y locales de trabajo, que se duchen aplicando un gel que lo tienen a su disposición en su consulta, previo pago de 80 € unidad más otros tanto del limpia suelos, teniendo en cuenta que la duración del “tratamiento” suele ser de tres semanas, el importe total de solucionar tu “mal de ojo” te puede salir por un “ojo”.

El próximo 10 de noviembre, si no lo remedia Pablo Iglesias, nos vamos de cabeza a las urnas con un panorama incierto y poco fiable, incluso que se pueda repetir idéntico resultado de las pasadas elecciones.

Hipotéticamente y sólo en plan contemplador de la historia de este país, aún llamado España, sintiéndome español y por tanto conocedor de mis paisanos, sin ser chaman ni agorero y mucho menos analista electoral, sin tener en cuenta las encuestas y llevado por la simple lógica, apartando fobias y filias, y solo con la intención de acercarme, en todo lo posible, a los resultados que den de las urnas del próximo 10 de noviembre, si me atrevo a decir mi opinión del marco con mayor probabilidad de ser cierto, de acertar en plena diana.

Este escenario, consensuado con diversos analistas, es el más lógico que puede suceder, entre otras cuatro alternativas, que no es otro que el aumento del Psoe, que pueda alcanzar lo 135/140 diputados y la abstención de Partido Popular.

El resultado sería daría el gobierno a Pedro Sánchez y no tendría que acudir al apoyo de los partidos de corte independentistas, y por supuesto eliminar el protagonismo de Unidas Podemos.
Todo esto se sustenta en dos teorías que pueden ser la consecuencia de la vuelta al bipartidismo, la primera es la caída en picado de Unidas Podemos y Ciudadanos y la segunda el aprovechamiento de los votos perdidos de ambos partidos por parte del Psoe y del PP.

Que Pablo Iglesias está cada día más “quemado”, más perdido la prueba la tenemos en la masiva perdida de confianza de sus votantes y la marcha de sus fundadores más importantes. Es un secreto a voces el mal estar de militantes y seguidores del partido morado y las voces pidiendo la dimisión de Iglesias es un clamor que se repite cada día con mayor insistencia.

Por el otro lado, por el de la derecha, nos encontramos con un Albert Rivera defenestrado por propios y extraños, con una bajada considerable de militantes, también con la marcha de los que le cogieron de la mano siendo un pipiolo  y le metieron en la aventura de “Ciudadanos”.

Cs está tomando el mismo rumbo que el extinto partido de Rosa Diez, UYPD, y no es extraño que los “cadáveres” que Rivera ha dejado por el camino le empiecen a devolver las puñalada traperas que recibieron del “naranjito”.

Con este panorama no es de extrañar que el traspaso de votantes de izquierda, los desencantados del gurú podemita se extrapolen al Psoe y ocurra igual con los votos de los desilusionados del joven Rivera.
La sorpresa nos la puede dar VOX que lejos de bajar la intención del voto a su partido, y teniendo en cuenta que ha movilizado el electorado abstencionista, no es demasiado arriesgado decir que puede convertirse en la tercera fuerza política del país relegando a Cs y a Unidas Podemos a la cuarta y quinta posición, incluso es posible que Ezquerra Republicana de Cataluña aumente en escaños y se meta entre los 5 primeros.
 

Copyright 2016 Centro de La Cultura Popular Canaria