Logo

El gilipollas del año

EL BAR DE PEPE

Unos colegas de la prensa andaluza me han invitado a participar en una asociación muy singular, se trata de la Asociación de Periodistas Pringaos y Negros de España (PEPRINES)
La verdad es que no sé el motivo de esa invitación, me precio de no haber contribuido a ninguna pringá, pero reconozco que de negro si he hecho alguna vez, sobre todo en la noche del 5 al 6 de enero para poner los regalos a mis hijos disfrazado de rey Baltasar, otras veces por exigencias del “guión” y por aquello que decía el Cordobés padre: “más cornás da el hambre”, que todo hay que decirlo.
La Asociación, como dice mi colega Alfonso Durango, “tiene un par de cojones” y entre sus fines objetivos está el reconocimiento a los personajes públicos, (políticos, actores, empresarios, deportistas, etc. etc.) que por sus actividades en el desarrollo de sus profesiones merezcan el honor y el privilegio de ser seleccionados para el premio anual de GILIPOLLAS DEL AÑO.
Peprines, cuenta con el beneplácito de La Junta de Andalucía, por otra parte el lobby de Gilipollas Europeos colaborará con importantes contribuciones de carácter económico a la celebración del evento del acto de entrega de premios.
La presidencia de honor se le ha propuesto a José Luis Rodríguez Zapatero la vicepresidencia a Eduardo Inda y Paco Marhuenda.
La colaboración de todos los asociados consiste en el seguimiento de estas personas que a lo largo de todo el año, sus declaraciones en prensa, las tertulias radiofónicas y televisivas, la ruedas de prensa, opiniones, discursos, etc, o sea un amplio abanico de información de gilipollez esférica a escala nacional.
Teniendo en cuenta que el ser gilipollas no tiene relación directa con la inteligencia, se puede llegar a premio nobel y ser un perfecto gilipollas, por lo tanto optar a este rango de gilipollas del año en España no está reñido con los Académicos de la Real Academia Española de la Lengua (me comentan que puede estar nominado hasta Arturo Pérez Reverte) u otros de otras instituciones similares.
Por lo visto ni la casa real parece salvarse de los observadores de Peprines, que ven en el Rey emérito uno de los candidatos al titulo de Gilipollas honorifico.
Las listas de candidatos son enormes, para darles un ejemplo, en el sector periodístico a nivel nacional sorprende que el candidato más votado no sea Paco Marhuenda ni Eduardo Inda o Alfonso Rojas, es nada más y nada menos que Carlos Herrera, eso si seguido muy de cerca por Paco Marhuenda, Eduardo Inda y Alfonso Rojo, con un par de tertulianos colegas de la 6ª Noche.
En cuanto a políticos se refiere, Quim Torra y Carlos Puigdemont luchan desesperadamente por la banda de honor de Gilipollas del año, el uno a nivel nacional y el otro a nivel internacional. Dentro de esta sección de políticos gilipollas está muy reñido el segundo lugar; Pablo Iglesias está luchando con Casado y Rivera por el 2º y 3º perseguidos por Susana Díaz y Abascal, la lista es larguísima, tanto es así que Oriol Junqueras aparece en el 7º puesto.
En cuanto al deportista español que se lleve el premio de Gilipollas del año, la cosa no está muy clara, por un lado y hasta hace pocos días estaba liderando el grupo Sergio Ramos, pero los últimos acontecimientos han dado un cambio a la situación y se colocan en el podium de honor ex aequo Josep Guardiola y Xavier Hernández.
En el apartado artístico es un verdadero lio, se mezclan las actrices y actores con las famosas de pacotilla, lo que si parece claro es que Isabel Pantoja y su hija no tienen competencia.
La sorpresa fin de fiesta, aunque aun está a falta de aprobación por la junta general extraordinaria de Peprines, consistirá en la elección entre todos los galardonados del Super Gilipollas español 2019, que será el que concurra al titulo de Gilipollas Europeo y posterior Gilipollas Mundial.
Peprines cuenta con su sede fundacional en Sevilla y con delegaciones en toda España.

P.D.: me comunica Alfonso Durango que mi nombre está en alguna lista, cosa que no me sorprende nada de nada, hay veces que a gilipollas no me gana ni el tío Gilito.

Copyright 2016 Centro de La Cultura Popular Canaria