Logo

Y Franco resucitó

EL BAR DE PEPE

La idiotez de José Luis Rodríguez Zapatero, el zoquete más zoquete de todos los zoquetes, incluyendo a Mpunto Rajoy, que ha presidido eso que llaman el “ Gobierno del Estado”, entre sus múltiples chorradas nos dejó la ley más estúpida por lo incongruente de la misma y por ir al contrario de la filosofía de la transición del fascismo a la democracia porque vulnera la ´ley 46/1977 de 15 de octubre.
La Ley de Amnistía aprobada por todos los partidos políticos a excepción de Alianza Popular (antiguo PP) Incluía la amnistía  de los presos políticos así como un amplio espectro de delitos que incluían actos políticos, rebelión, sedición, incluidos los delitos y faltas cometidos a consecuencia de ambas— y denegación de auxilio cometidos antes del día 15 de diciembre de 1976, fecha de ratificación en referéndum de la Ley para la Reforma Política.
Todos quisieron pasar página y, sin dejar de reconocer la historia, sin pasar páginas en blanco, si se quiso poner un stop al odio que, durante décadas,     en la vieja piel de toro existía y parece que sigue existiendo, entre unos y otros españoles, entre los vencedores y los vencidos.
La Ley 52/2007 del 26 de diciembre, también llamada “Ley de la Memoria Histórica” es contraria a la filosofía de la transición española, por muchos motivos, pero fundamentalmente porque vuelve abrir viejas heridas que creíamos haber olvidado y solo recordar como unos episodios nacionales que jamás  podrían volver a suceder.
Felipe González, en su primer gobierno, dictó leyes a favor de los republicanos represaliados por la dictadura, así, por ejemplo, se reconoce su pensión a los militares españoles que sirvieron a la República, con el rango y complementos equiparados a los similares del ejercito franquista, se promueven ayudas a las personas que quieren buscar a sus parientes desaparecidos, etc.
González nunca estuvo  favor de la Ley de Zapatero, la criticó e incluso llegó a decir que no serviría  para nada excepto para levantar “la costra de viejas heridas y desenterrar, nuevamente, el fascismo franquista”
Muchas son las preguntas que nos formulamos la mayoría de los españoles:
¿era necesario este show de la inhumación de los restos del dictador?
¿con este acto se acaba la memoria histórica y el odio entre rojos y azules o al contrario la incrementamos ?
¿Solo existen víctimas del franquismo? ¿por qué no se explica la historia con todo rigor y por aquellos que la vivieron de los dos bandos?
¿qué haremos con el Valle de los Caídos?
¿y ahora qué hacemos con los restos de José Antonio Primo de Rivera?
¿está ganando adictos VOX provocado por este tema?
Desde luego no cabe la menor duda que todo esta martingala invertida tiene su beneficio a favor de la ultra derecha española, VOX el 10-N puede convertirse en la tercera fuerza política en el Congreso de los Diputados, e incluso es muy posible que la alianza entre PP, Cs y VOX sumen lo suficiente como para gobernar, si esto sucede algunos  tendremos que pensar si es bueno remover las tumbas y las conciencias.
La guerra civil española, como todas las guerras, fue inútil, un lugar en la historia donde jóvenes sin conocerse y sin odiarse se mataban entre sí por la decisión de viejos que se conocían y se odiaban entre si pero que no se mataban.
Hoy, 24 de octubre de 2019, Franco ha vuelto a resucitar en la memoria de 47 millones de españoles y vuelve de nuevo, y lo hace está vez para potenciar a la derecha rancia de la España negra. La historia se repite, el Cid Campeador ganó su última batalla después de muerto.
Ya lo dijo Camilo José Cela, “la mierda cuanto más se mueve, más mal huele”


Copyright 2016 Centro de La Cultura Popular Canaria