Logo

Miss Evelyn Alonso, Mister Lazcano y la moción

EL BAR DE PEPE

Dicen que en la guerra y en el amor todo vale, en la política no tengo ninguna duda.
La señora Evelyn Alonso Hernández, nacida en Caracas, que intentó estudiar aparejador en la Universidad de la Laguna en Tenerife y que luego hizo estudios de protocolo y relaciones públicas, según se rumorea, se dice y se comenta, en el mercado laboral no tuvo mucho éxito.
Por lo que tengo entendido y habida cuenta de la crisis económica, Evelyn, en el año 2014, comenzó su   actividad política en Ciudadanos, partido de reciente implantación, por aquellas fechas, en Canarias. Una  fulgurante “carrera” dentro de la formación naranja, le permitió acceder, en las elecciones del año 2016, a las listas para el ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y salir elegida concejala por Ciudadanos en el Ayuntamiento tinerfeño.
Hasta ahí todo normal, Ciudadanos es un partido de corte derechista y que mejor que pactar con  Coalición Canaria y gobernar apoyando a José Manuel Bermúdez.
Evelyn, estuvo en el consistorio tinerfeño sin pena y sin gloria, pasó totalmente desapercibida, y volvió a intentarlo con el número 3 en la plancha de Cs en el año 2019, justo detrás del concejal electo Sr. Lazcano.
En las elecciones del 26 de mayo de 2019 el Psoe, contra todo pronostico y con Patricia Hernández en  la cabeza de la lista, se hizo con la alcaldía de la capital chicharrera con dos votos transfugas de los naranjos electos. Matilde Zambudio y Juan Ramón Lazcano votaron en contra del dictamen de su partido, desobedeciendo a la dirección regional que prefería la continuación de CC y José Manuel Bérmudez, de esa forma el 15 de junio de 2019 el Psoe y Patricia Hernández (9 concejales) con el apoyo de Podemos e IU (3) más los dos de Ciudadanos, se hacia con la alcaldía del Ayuntamiento santacrucero.
Toda esta componenda estaba pendiente de un hilo, Patricia y su equipo sabía muy bien que iban a caminar por el filo de la navaja, la espada sobre su cabeza y que el más leve contratiempo tendría como consecuencia la moción de censura que Bérmudez y su equipo estaban esperando.
La dimisión de Juan Ramón Lazcano como con concejal de urbanismo no ha cogido de sorpresa a su entorno. De hecho Lazcano tiene más vínculos afectivos y familiares con Cantabria que con Canarias, tanto es así que el confinamiento lo hizo en Santander donde tiene casa, familia e intereses profesionales.
Juan Ramón Lazcano presentó su renuncia a través de un escrito entregado en la Delegación del Gobierno en Cantabria en el que expresaba su “decepción con su experiencia como cargo público y lamentaba la conflictividad que ha estado de manifiesto en el Ayuntamiento y que ha condicionado su actividad como concejal de urbanismo”. En dicho escrito, el ex concejal terminaba con un laconismo digno de   investigar: “En ocasiones, en la política se toman decisiones en las que prevalecen los intereses políticos a los intereses de los ciudadanos”. Lazcano lanza la piedra y esconde la mano, porque si es cierta su afirmación estamos ante el mismo escenario en el que se encontraba Miguel Zerolo en su triste etapa de alcalde y su affaire de la playa de las Teresitas.
¿Qué intereses políticos son los que prevalecen a los intereses del pueblo soberano? ¿Dimite por objeción de conciencia o por temor a un “rebrote” de la corrupción municipal entre las filas socialistas y podemita? ¿a quien o a quienes les interesa un cambio de gobierno en el consistorio chicharrero?
Unos dicen que la llama de la discordia está en el plan de urbanización de la Playa de las Teresitas y la oposición de Podemos a la infraestructura hotelera y otros, los más, a presiones de un grupo importante de empresas con intereses en en sectores como la construcción, la distribución y abastecimiento de agua a los ciudadanos de Santa Cruz de Tenerife que está bajo la sospecha de presuntas irregularidades en el contrato de compra-venta de la empresa municipal de aguas. Patricia Hernández, alcaldesa “en funciones” ha reclamado más atención a un "escándalo" como el de la operación de venta de la empresa de aguas Emmasa por parte del Ayuntamiento a la empresa Sacyr en 2005, durante los gobiernos municipales de CC,  y denuncia que la Corporación en tiempos de Miguel Zerolo -en la actualidad, en prisión- perdonó a Sacyr el abono de 59 millones de euros en concepto de canon por la adquisición de Emmasa. Si esto es cierto, el escándalo es monumental, incluso peor que el tema por el que está en el talego Miguel Zerolo y cómplices. Los “tentáculos” de una gran empresa como Sacyr, presuntamente, pueden hacer cambiar de opinión a cualquiera que tenga un precio, la cuestión es saber el valor de la dimisión del señor Lazcano, si presuntamente ha sucumbido a la tentación…
Creo que lo que dice Patricia Hernández, de ser verdad, el fiscal anticorrupción deberá entrar en el asunto si o si y depurar responsabilidades allí donde las hubiere y una de dos, o miente la alcaldesa o en Tenerife II tienen que entrar todos los implicados en este funesto asunto.
Ahora, a partir del 13 de Julio, cuando Evelyn vote a favor y se confirme la moción de censura y vuelva de nuevo José Manuel Bermúdez a presidir el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, tendrá como objetivo  principal  combatir la crisis económica motivada por la pandemia del covid-19, la puesta en marcha del plan de las Teresitas y el proyecto Tenerife verde 2030,  servirá de motivación suficiente para crear puestos de trabajo en la capital de la isla. Deseo lo mejor para el nuevo alcalde, Bermúdez se merece un voto de confianza, y de su honradez nadie tiene duda alguna.

Copyright 2016 Centro de La Cultura Popular Canaria