Log in
Sin imágenes

S. Antonio Cantó García del Moral

  • Published in Política

EL BAR DE PEPE

Quizás por su nombre de pila no lo conocerán, pero si les digo que se trata de Tony Cantón, con toda seguridad sabrán a quien va dirigida esta carta abierta, que supongo a él, al flamante director general de la “oficina del español” de la comunidad madrileña, le importara un carajo a la vela.
Pero si creo que vale la pena gastar unos minutos, no muchos, para describir a este singular personajillo de la farándula política hispana.
Porque, independientemente de su vida privada (se confiesa bisexual y consumidor de drogas cocaína, marihuana y lsd, durante años) que también importa cuando se quiere representar a unos miles de españoles que depositaron en él su confianza, este individuo sin el menor pudor, sin escrúpulos alguno, se ha convertido en el más famoso trepa, de los miles de políticos trepas que existen en nuestro país.
El caso es que este “artista” (estudió arte dramático y ha estado deambulando por escenarios de teatros y platós de cine y televisión) cuando la cosa se puso chunga y con la crisis encima, se lio con Rosa Diez (diseñadora política camaleónica, creadora de la extinta Unión Progreso y Democracia, UPYD) y sin más pensar decidió que era hora de meterse entre el entramado circo del hemiciclo del congreso de los diputados y comenzó su andadura de payaso tonto del partido de Rosita. No lo debió tener muy claro y previniendo la hecatombe y la caída en picado de Rosa Díaz y su mariachi, decidió abandonar, como una ratilla acojonada, el barco de UPYD en pleno hundimiento. No obstante, se hizo un colchón con el partido de Albert Rivera, que con Ciudadanos estaba en pleno auge y se preveía un avance importante en su periplo a escala nacional. El éxito de Inés Arrimadas en Cataluña fue un importante revulsivo para Tony Cantó que, en plena racha de “actuaciones” en plan de “artista” estrella de Rivera, actuaba una y otra vez en el atril de la cámara de los representantes del “poder soberano del pueblo”.
Más tarde, en las elecciones valencianas, en su propio terruño, se pegó el ostión y acabó como el gallo de morón, sin plumas y cacareando. Y se repitió el ciclo, y el barco de Cs empezó a escorarse y a hincar la proa hacía el fondo, y entonces dimitió Albert Rivera y ahí se quedó con la Arrimadas que, lejos de amilanarse, decidió tomar el timón y achicando agua evitó el hundimiento total del show de los ciudadanos. A todas estas y viendo cómo se podía quedar en el puto paro obrero politiquero, decidió comerle el coco (creo que solo fue eso lo que le comió) a Pablo Casado y empezó a largarle los tops Secret de Inesita y sus ganas de formarle mociones de censura allí donde el PP gobernaba en coalición con Cs., Murcia fue un ejemplo de los chivatazos de Cantó y por supuesto los planes de la Arrimadas por echar a la Ayuso de la asamblea madrileña. El premio a las “confidencias” del “actor” fue incluirlo en la lista de Isabelita para las elecciones anticipadas del 4 de mayo.
Con su carné de pepero de nueva generación, Tony Cantó, demostró nuevamente que la fidelidad y lealtad son palabras que no existen en su particular diccionario, de hecho, las quiere eliminar y desde su nuevo empleo en la “dirección general del español” tiene previsto proponer a la Real Academia de la Lengua tal cuestión.
Por todo esto, no es de extrañar, o no nos debiera extrañar, que el partido al que hace unos meses llamaba, tildaba, de mafioso, corrupto, lleno de gánster y plagado de sinvergüenzas abraza farolas y trepas agradecidos, de la noche a la mañana haya pasado a ser el partido por el que él, Antonio Cantó García del Moral, siempre “soñó”, “admiró” y “deseó” pertenecer.
El Partido Popular está acostumbrado a pagar chivatos, lame culos, traidores y gente de mal vivir, ahí tenemos el ejemplo en el “tuerto” del caso “kitchen”, el excomisario Villarejo, pagado por Mpunto Rajoy para activar las cloacas del Estado, no crean es descabellado que, caso de gobernar el PP en el 2023, veamos al expolicía convertido en director general del CNI, ¿apuestan algo?
De momento, Tony Cantó, se embolsa 6.000 euros netos al mes, ese tipejo sí que es ¡¡español!!