Log in
Sin imágenes

¿Está Marruecos encaminado hacia la insurrección?

El Rif del noreste, el corazón Berber y capital de la República Rif de los años 20, está en llamas y las protestas se están extendiendo.

Toques de queda, controles de carreteras, puntos de control en las carreteras que conducen a Al Hoceima en el noreste de Marruecos; Barrios rodeados de camiones militares; La policía ataca a los manifestantes; Arrestos masivos; Activistas secuestrados de las calles. Desde el 26 de mayo, el primer día del Ramadán, la ciudad de Al Hoceima ha visto un continuo tumulto, culminando con un día de sangrientos enfrentamientos el 26 de junio, en lo que ahora se llama el Eid Negro de 2017. Las tensiones habían estado Rif, con protestas en curso desde octubre, cuando un joven vendedor de pescado murió a manos de la policía, aplastado a muerte en un compactador de basura mientras trataba de recuperar su mercancía confiscada. Una especie de tregua se había negociado a mediados de mayo, cuando una delegación ministerial llegó a la ciudad de Al Hoceima prometiendo varios proyectos de desarrollo.

Pero el 26 de mayo -el día en que Abdelkrim Al Khattabi, el fundador de la República Rif, se rindió a los franceses en 1926- cayó un viernes de este año. Por la madrugada, miles de jóvenes se reunieron en ciudades del noreste de Marruecos ondeando banderas de la república y pancartas con el rostro de Abdelkrim. Anticipando problemas, en vísperas del Ramadán, el gobierno de Rabat había emitido a los imanes a través del Rif el mismo sermón preventivo y quietista del viernes. Cuando Nasser Zafzafi, el líder ardiente y elocuente de los manifestantes, entró en la mezquita principal de Al Hoceima, el imán estaba a mitad de un sermón llamado "La seguridad es una bendición", advirtiendo a los jóvenes marroquíes de responder a los llamados a la protesta Internet y denunciando a los manifestantes como causantes de fitna (lucha). Cuando el imán se detuvo, Zafzafi tomó la palabra, denunciándolo como un charlatán patrocinado por el régimen. "¿Qué significa fitna cuando nuestros jóvenes tienen poco para comer?" "¿A quién pertenecen las mezquitas? ¿Dios o el gobierno?

El iman nunca completó su khutba (arenga). Zafzafi dio su propio sermón a una multitud reunida fuera de la mezquita. Las batallas callejeras estallaron entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad, ya que éste trató de detener a Zafzafi y su séquito por "obstaculizar ... la libertad de culto". Las protestas y sentadas pronto se extendieron por el norte y las principales ciudades del centro de Marruecos. En el siguiente lunes por la mañana, el Ministerio del Interior anunció que Zafzafi y decenas de activistas, artistas y periodistas habían sido detenidos y llevados al sur del país.

Hace apenas una década, miles de personas que marchaban por toda la nación ondeando banderas pan-bereberes habrían sido difíciles de imaginar.

Hace tan sólo una década, este giro de los acontecimientos-miles marchando por toda la nación ondeando banderas pan-bereber y cantando, "¡Viva el Rif!" - habría sido difícil de imaginar. Desde el advenimiento del islam y la primera oleada de migración árabe en el siglo VIII, Marruecos ha sido un crisol entre bereberes y árabes, con tribus árabes adoptando lenguas bereberes y beréberes que se arabizan. Aunque los datos oficiales del censo no están disponibles, los expertos estiman que hoy en día el 45-50 por ciento de la población marroquí habla una variación de Berber como primera o segunda lengua. Las comunidades de habla berebere se concentran en las regiones del noreste del Rif, el Atlas Central y el sur de Sous, hablando de Tarifit, Tamazight y Soussi. Pero debido a la localización geoestratégica del Rif y al pasado colonial distintivo, desde que Marruecos ganó la independencia en 1956 el norte ha tenido una relación más antagónica con el gobierno marroquí que cualquier otra región Amazigh (Berber).

De 1923 a 1926, el Rif fue brevemente un estado independiente -la República Rif fue el primer y único Estado bereber independiente de la historia moderna- gobernado por Abdelkrim Al Khattabi, antes de caer en el dominio colonial español. A diferencia de los franceses, que en sus territorios norteafricanos movilizaron el nacionalismo bereber contra el nacionalismo árabe-musulmán, la política española en el norte de Marruecos hasta los años cincuenta trató de contrarrestar el nacionalismo bereber con el panarabismo y el islam, Una sospecha duradera de que los líderes de Riffian fueran una quinta columna nasserista. Después de la independencia, décadas de represión y abandono económico por parte de Rabat endurecerían el nacionalismo norteño y registrarían la memoria de la República Rif. El Rif, la "cuestión bereber", más ampliamente, sigue siendo una cuestión acuciante para la política marroquí y una prueba para el régimen marroquí.

Y la abuela Yema, como la llamamos ("madre" en la lengua de Tarifait en el norte de Marruecos), vino a este mundo al mismo tiempo que la República Rif. Su padre, M'Hamed, y su madre, Tahera, nacieron a fines de 1800 en Ajdir, un pueblo al sur de la ciudad portuaria de Al Hoceima. Ambos eran miembros de la tribu de Aït Ouriaghel, que produjo a Abdelkrim, el fundador de la República de Rif, y M'Hamed pasaría a ser un confidente del líder de Riffian. En su juventud, mis bisabuelos iban a pasar periódicamente de Ajdir a Tánger (300 kilómetros al oeste), cuando la violencia -entre tribus o contra los españoles- estalló y volvería cuando la situación se calmara. Mi abuela nació así en la kasbah de Tánger en 1922. Su madre había llegado a Tánger en 1910, huyendo de las tropas españolas saqueando. Pero cuando Abdelkrim declaró una república independiente en 1923, Tahera, y su hija de nueve meses regresaron al Rif.

Los españoles han estado presentes en el norte de Marruecos desde la conquista de Melilla en 1497. Los Riffianos se habían levantado contra el dominio español en 1893 y 1909, pero con poco éxito. Pero luego Abdelkrim irrumpió en la escena. El descendiente de un prominente jurista de Riff, con fluidez en español, árabe y Tarifit, Abdelkrim trabajaba como periodista de La Telegrama del Rif en Melilla cuando decidió dirigir a su tribu Aït Ouriaghel en una revuelta contra los españoles.

Che Guevara y Mao Zedong acudirían a Abdelkrim como un revolucionario del Tercer Mundo.

El 22 de julio de 1921, en una batalla épica, los combatientes de Abdelkrim infligieron una aplastante derrota a las fuerzas del rey Alfonso XIII, matando a 13.000 soldados españoles y recuperando el noreste de España. La batalla de Annoual sería grabada en los anales de la historia militar, un éxito impresionante, señalando el nacimiento de la guerra de guerrillas moderna. Che Guevara y Mao Zedong acudirían a Abdelkrim como un revolucionario del Tercer Mundo, y se dice que Ho Chi Minh, la derrota de los franceses en Dien Bien Phu en 1954, fue inspirada por Annoual.

En febrero de 1923, Abdelkrim declaró la República del Rif (Jumhuriyat al-Rif), un estado bereber con su capital en Ajdir, extendiéndose desde las afueras de Tánger hasta los suburbios de Melilla. Yema y Tahera regresaron a Ajdir. Las mujeres cantaban y ululaban mientras los prisioneros españoles desfilaron por las calles. La bandera roja y blanca de Riffian ondeaba sobre los edificios. Los simpatizantes fueron a ver a Abdelkrim en "L'Oficina", su nueva sede; Las mujeres que se reunieron con él dijeron que tenía ojos buenos y manos hermosas y cremosas. El padre de Yema, unido por familiares al presidente, trajo a su familia a casa para presenciar la historia. Los 500.000 hablantes de Tarifa del norte de Marruecos, malignos tanto por los europeos como por los árabes como salvajes y bárbaros (el nombre bereber deriva del griego bárbaros y el árabe barabira también significa "bárbaros"), ahora tenían su propio país, Incluso una moneda (el Riffian). Inspirado por Ataturk de Turquía, Abdelkrim consolidó las tribus de Rif en una nación, construyendo un sistema de camino que ligaba diversas áreas, una burocracia con un sistema de impuestos de tres niveles, y una asamblea nacional. De memoria, dictaría una Constitución de 40 artículos a sus escribas. Según nuestros mayores, después de la batalla de Annoual, el Rif era el único rincón del mundo musulmán que no estaba bajo el dominio colonial.

Abdelkrim era muy popular en todo el mundo árabe, y tan lejos como Delhi. Los musulmanes fueron cautivados por este guerrero oprimido, que habló de solidaridad pan-islámica y rastreó su ascendencia a Omar ibn Kattab, un compañero principal del Profeta. También lo fue la izquierda europea, que quedó encantada por este moro de habla hispana que se negó a conquistar a Melilla, diciendo que era "antiimperialista y no anti-español". Abdelkrim incluso atrapó al público estadounidense; El revolucionario turbante era el "Hombre del Año" de la revista Time en 1925. Sin embargo, para todos sus llamamientos a los principios wilsonianos, Abdelkrim no pudo lograr que el Presidente Coolidge extendiera su apoyo. Las Grandes Potencias no reconocerían la República Rif. El administrador colonial marroquí, Henri Pétain, temía que una República Rif independiente se expandiera hacia el sur y amenazara a Marruecos francés, donde gobernó a través de un sultán títere. Y así, en 1925, Francia y España unieron sus fuerzas contra la república recién nacida. Fue entonces cuando M'Hamed envió a su esposa ya su hija a la zona internacional de Tánger.

Yema contó la historia: Era la primavera de 1925, la nieve se derretía de los cedros, y aviones españoles y franceses pasaban a través de las nubes sobre el Monte Annoual cuando mi abuela y Tahera viajaron desde Ajdir a la ciudad portuaria de Al Hoceima y subió a un barco a Tánger. (M'hamed, un mensajero de Abdelkrim, se quedó para ayudar a su presidente mientras trataba de unir a las diversas tribus del Rif contra los españoles).

El rey Alfonso XIII dirigió a sus jefes militares -uno de los cuales era un joven coronel llamado Francisco Franco- para usar veneno y gas nervioso. El objetivo, según el monarca, era claro: "el exterminio, como el de las bestias maliciosas, de los Beni Urriaghels y las tribus que están más cerca de Abdel Karim". Los Riffianos fueron desarmados masivamente y superados, y en mayo de 1926 Abdelkrim Se rindió a los franceses. "Me rindo", dice él para haber dicho, "para que mi pueblo siga existiendo". Yema y su madre de tres años estarían en la kasbah de Tánger rodeadas por otros miembros de la tribu Ouriaghel, Cuando llegó la noticia de la rendición de Abdelkrim y luego de la muerte de su padre. Los franceses exiliaron al líder y su familia a la isla de Reunión en el Océano Índico, aunque finalmente se establecieron en El Cairo, donde murió en 1963. Dos de los primos de Yema también fueron enviados a la Reunión. Franco continuaría consolidando su dominio sobre el norte de Marruecos, luego reclutando a miles de jóvenes hombres de Riff para luchar contra los republicanos en la guerra civil española.

En 1926, Abdelkrim se rindió a los franceses, "para que," se dice que ha dicho, "mi pueblo sigue existiendo".

Cuando yo crecí en la década de 1980, recuerdo a mi abuela ya sus cohortes contando historias sobre el exilio de Abdelkrim: cuyo primo se había ido a la Reunión, que se había establecido en El Cairo, que había terminado en Madrid o Barcelona; El tiempo, en Ajdir, cuando Tahera había disparado un rifle contra intrusos de un clan rival, golpeando a un hombre en la pierna. Entonces las mujeres más jóvenes se levantaban y hacían imitaciones: imitaciones marchitas de la corpulenta monja española que solía enseñarles el español como niños, la esnob, joven novia cuyo trasero se destacaba como el de su madre, etc. Mi abuela cogía el tambor redondo de bendir y salía, con las yemas de sus dedos tocando un zumbido; Los otros se unían con sus tambores de mano. La percusión se suavizaría, y ella o Khadouj (En Tarifit, los nombres árabes reciben un termino afectuoso "oush / ouj": Khadija se convierte en Khadouj, Amina se convierte en Minoush) comenzaría un mawal. Yema cantó maravillosamente, las canciones de las mujeres de las montañas Djbala y Rif. Uno de sus favoritos, sobre la guerra y el amor unilateral, comienza con la pólvora explotando en las colinas de Chefchaoun, donde los Riffians habían luchado contra los españoles. "Lloro por los muertos, porque los heridos pueden sanar", dice un verso.

Los ancianos varones, muchos de los cuales habían pasado su niñez en el Rif, recordaban la guerra: las pequeñas latas de lo que parecía leche condensada que cayó de los aviones, soltando un humo silbante que rápidamente podría cegarte; El canto de su infancia: "Hijos de Dios, esconden en cuevas, el veneno del enemigo vuelve a estar en el viento". Cuando la familia extensa se reunió en Eid, mi tío abuelo nos llevaría a los niños de lado para enseñarnos Tarifit. Nos enamoramos de este lenguaje extraño, que sólo las personas mayores de 60 años parecían entender, con sus extraños sonidos no árabes: yetawen (ojos), mezoghen (orejas), aghium (pan), meghnan (terco) y aghiul (jackass) . Pero el mundo de la memoria de las mujeres, al que conocía hasta los 13 años, con su música y humor de horca, era más colorido y menos jactancioso. (Si una de sus hijas preparaba una olla de té que no sabía probar, Yema diría "sabe como alimentan a mi padre", una referencia que sólo se hizo comprensible años más tarde, cuando supimos que su padre había sido envenenado por un adversario político Como la República se derrumbó en luchas internas tribales.)

Un retrato en blanco y negro que cuelga en la sala de estar de mis abuelos muestra a Yema en su adolescencia, alrededor de 1938: pestañas levantadas con kohl, cabello negro trenzado en dos largas trenzas y sidelocks cortos, con un tatuaje tipo ciempiés. Aït Ouriaghel, la tribu más grande del Rif, se arrastró por su barbilla. En aquel entonces, las chicas del Rif llevaban el pelo en trenzas y en los laterales cortos. Yema nunca fue a la escuela. Después de la muerte de su padre en la década de 1930, tuvo que ayudar a Tahera a cuidar a los tres niños. Ella cocinaba platos del Rif para ellos: majaha, turda y zambo. Los muchachos tenían las cabezas afeitadas, a excepción de una delgada trenza que bajaba por la espalda, que tenían que cortar si querían asistir a la cercana escuela Alfonso XIII. En Aïn Hayani, pequeño pueblo cerca de la playa Merqala, Yema conoció a mi abuelo Hamadi (llamado Vava, "padre" en Tarifit), también de la tribu Ouriaghel, que había llegado a Tánger como un niño pequeño en 1922.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Tánger volvió a ser una zona internacional, gobernada por un comité de ocho potencias occidentales y un tribunal mixto. Los marroquíes eran hasta 1960 limitados a las zonas nativas -la Medina, M'Salla, Dradeb, y Aïn Hayani. La playa de Merqala era una área donde los europeos y los americanos interactuaron con los nativos. La cala estaba situada al pie de la "montaña inglesa", llamada así porque era allí donde los expatriados británicos y americanos habían vivido durante siglos. Al atardecer, cuando los "nazarenos" se fueron, Yema y sus amigas, amas de casa, vendedores de trigo y cocineros que trabajaban para los extranjeros en la colina, meterían a sus caftanes en sus cintas y entrarían en el agua rocosa, buscando Algas (un buen exfoliador de piel) y piedras lisas para abluciones de oración. Las mujeres europeas y marroquíes raramente se mezclaban, pero una mujer del Café Miri, donde los extranjeros se sentaban y fumaba hachís, se acercaba regularmente a los marroquíes, una mujer alegre y pelirroja que estaba casada con el escritor estadounidense que se podía ver durante el Día, caminando a lo largo de los acantilados, cuaderno en la mano. "Jeannie", como se llamaba a Jane Bowles, estaba intrigada por las mujeres marroquíes, y ellas por ella; Las mujeres de Riffian discutirían largo si ella había ganado su apodo debido a su amor de la ginebra, o porque ella había visto el djinn. Ingeniosa, de habla árabe, y una mímica-mímica excelente es un talento valioso en Tánger-Jeannie se convirtió cerca de las mujeres del barrio. Souad, la cuñada de Yema, pasaría a ser ama de llaves de Paul Bowles durante muchos años.

A pesar del mito de Tánger como "ciudad de ensueño", durante la era internacional, la población nativa de la ciudad era esencialmente apátrida, destinada a barrios pobres y segregados. Los locales buscaban derechos y protección de los innumerables consulados en la ciudad. Hamadi, mi abuelo, se convirtió en ciudadano español. Eventualmente fundó Hispamaroc, la agencia de viajes junto al Hotel Rembrandt, y en 1951 abrió un restaurante, el de Hamadi, que sigue siendo el restaurante más antiguo de Tánger. Yema, a su vez, se convirtió en el conciliador de la comunidad, el corredor de poder, el manejador de dinero y el guardián de nuestra memoria. Evitó que las disputas matrimoniales aumentaran y se aseguró de que ningún niño huérfano del clan pasara hambre. Su prestigio alimentaba la reputación de mi abuelo, y viceversa.

Después de que Marruecos ganara su independencia de Francia en 1956, se acordó que Tánger sería entregado al gobierno marroquí, ahora bajo la soberanía de Mohammed V, durante los próximos años. Hamadi reunió a sus hijos en torno a la tayfor -la mesa baja alrededor de la cual comemos- y arrancó su pasaporte español: "Ahora somos marroquíes." La compensación llegó rápidamente.

Después de la independencia en 1956, el rey se agrietó contra el Rif, usando el napalm y dejando 10.000 muertos.

Las tensiones habían estado hirviendo en el Rif, mientras el Partido Pan-Árabe Istiqlal (Independencia) extendía el control sobre el norte. Los líderes locales presentaron una serie de demandas -incluyendo que Abdelkrim regresara del exilio y que la burocracia local cuente con funcionarios bereberes y hispanoparlantes. En El Cairo, Abdelkrim, rodeado por un contingente de nacionalistas marroquíes, había fundado el Ejército de Liberación para liberar a Marruecos de todo control español y francés -una organización que el Istiqlal y el rey consideraban una amenaza. Mientras los activistas locales de Riffian fueron arrestados y colocados en centros de detención, Abdelkrim envió una carta al primer ministro M'Barek Bekkai, preguntándole si estaba dirigiendo "un gobierno o una pandilla".Las protestas se volvieron violentas. A principios de 1959, la fuerza aérea marroquí comenzó a bombardear el Rif. Afirmando que la intifada fue coordinada por Abdelkrim en El Cairo con el respaldo de Nasser -y viendo el reciente derrocamiento de los monarcas egipcio e iraquí- el ejército marroquí respondió brutalmente con una política de tierra arrasada. Encabezados por el entonces príncipe heredero Hassan, los militares se opusieron en 1959, usando napalm y quemando casas y campos de trigo, dejando 10.000 muertos. Las fotografías muestran al diminuto príncipe pavoneándose entre los pueblos arrasados ​​con una camisa a rayas y un chaleco de terciopelo, sonriendo, con un rifle en el hombro.

En 1960, el rey Mohammed viajó a El Cairo para reconciliarse con Abdelkrim, dirigiéndose a él como "padre" y lo invitó a regresar a Marruecos. Sin embargo, el monarca murió poco después, y al llegar al poder en 1961, su hijo, el rey Hassan II, se aliará con los Estados Unidos y contra la Unión Soviética y sus aliados árabes "radicales" como Egipto y Siria. Hassan inició entonces una política de aislamiento y estrangulación económica del norte, trasladando las misiones diplomáticas y las oficinas aéreas de Tánger a Casablanca y Rabat, dirigiendo el turismo y la inversión hacia el norte del país. Sur y empobreciendo una región ya empobrecida. Decenas de miles de hombres de Riffian emigraron a Bélgica, Francia y Holanda.

El castigo continuó durante décadas. Como niños, nunca entendimos lo que nosotros, como pueblo, estábamos siendo castigados. ¿No era el norte que había liderado la lucha anticolonial en Marruecos? Sin embargo, la gente temía hablar al aire libre, y nadie se atrevía a nombrar a su hijo Abdelkrim. Una noche de enero de 1984, el rey Hassan II apareció abruptamente en la televisión marroquí. Recuerdo cuando era joven la imagen en blanco y negro del soberano encorvado sobre su escritorio, frunciendo el ceño, inquieto. El Rif se había levantado de nuevo; La juventud estaba estallando en varias ciudades debido a aumentos de precio del azúcar, del aceite, y de la harina. En un breve discurso, el rey desencadenó una serie de insultos contra la gente del norte y, reviviendo un viejo insulto colonial, llamó a los jóvenes alborotadores (salvajes) y amenazó con "explotar a través de los hogares de su padre". Y fue cantado en manifestaciones políticas y partidos de fútbol cuando los equipos del norte viajaron al sur. (Los nórdicos también se burlaban de los "hijos del rey Juan Carlos", que no conocían el himno nacional marroquí, que a su vez cantaba una versión sucia del himno nacional español para mostrar nuestra (no) nostalgia del dominio español: "Franco, franco , Quien tiene el culo blanco. ")

Como niños, nunca entendimos lo que nosotros, como pueblo, estábamos siendo castigados.

En julio de 1999, Mohammed VI, hijo de Hassan, ascendió al trono y comenzó una política de reconciliación con Tánger y la región de Rif. El descontento en el norte español, antes conocido como el centro de producción de cannabis y la actividad islamista, y el estancamiento en el Sáhara Occidental, también antiguo territorio español, se habían convertido en una vergüenza para el régimen. A partir de los años 60, el régimen había movilizado el islamismo contra el nacionalismo bereber y los movimientos izquierdistas, pero a finales de la década de 1990, los funcionarios estatales estaban perdiendo el control de los movimientos islamistas, que ahora desafían abiertamente al trono. El nacionalismo bereber llegó a ser visto como una forma de contrarrestar el islamismo. Abderrahman Youssoufi, un destacado disidente de Riffian cuyo hermano había sido desaparecido por Franco, fue nombrado primer ministro en 1998.

La aclamada memoria de Mohammed Choukri, For Bread Alone, que describía su huida del Rif a Tánger en la década de 1940, que había sido prohibida en 1983, fue reeditada en 2000. Amazigh, que significa "persona libre", reemplazó oficialmente a "Berber" En el discurso público. Se fundó el Real Instituto de Cultura Amazigh. Los libros comenzaron a aparecer sobre la "historia embargada" del norte, y las compartimientos funcionaron separa sobre las "mujeres guerreras" del Rif. Y en enero de 2004, el régimen lanzó una Comisión de Equidad y Reconciliación para investigar los abusos de los derechos humanos ocurridos en el noreste -y en otras partes del reino- durante el gobierno de Hassan II.

En 2011, las protestas irrumpieron en el Rif de nuevo, aunque esta vez, los activistas de enlace con los homólogos de todo el reino.

En 2011, con las revueltas árabes, el conflicto se intensificó entre Imazighen e islamistas en todo el norte de África. Los imanes salafistas abiertamente pidieron la erradicación de las comunidades no árabes. En Marruecos, los imanes en aldeas lejanas intimidaron a las mujeres a quitar sus tatuajes de la barbilla; Los fanáticos desacredieron a un amazigh de 8.000 años de edad, tallado en las montañas del Alto Atlas llamado la "Placa del Sol". Las protestas volvieron a estallar en el Rif, aunque esta vez los activistas locales se pondrían en contacto con sus homólogos de todo el reino. En las manifestaciones en todo el país se levantó la bandera pan-amazigh azul, verde y amarilla. En noviembre de 2014, el rey declaró enfáticamente que los marroquíes de todas las etnias son iguales, "sin distinción alguna entre el Jibli, el Riffian, Sahraoui y Soussi ". (Esta celebración pública de la identidad amazigh de Marruecos -y" carácter africano "- también debe considerarse a la luz del reciente regreso de Marruecos a la Unión Africana y sus esfuerzos para ganar influencia en el Sahel Y el apoyo diplomático de los estados subsaharianos en el conflicto del Sáhara Occidental.)

La rebelión cultural ha sido de hecho asombrosa. Hoy en día conduciendo a través de Marruecos, uno ve el guión de Tifinagh (el alfabeto de Tamazigh) en señales de la carretera, banderas, y edificios del gobierno. Los nombres de los amazigh-Tilila, Kahina, Ayur-una vez frunció el ceño, si no están prohibidos, están ahora de moda entre los marroquíes de clase media. (Aquellos de nosotros nacidos en los años 70 y 80 se dieron nombres egipcios - Hisham, Rania, Amr - reflejando la orientación de nuestros padres entonces.) Los festivales culturales amazigh se organizan ahora alrededor del país. Lo más sorprendente, tal vez, es la resurrección de Abdelkrim, ahora alabado como un héroe marroquí que luchó contra el imperialismo español y francés. Caminando por los mercados callejeros de Tánger, uno ve su rostro en bufandas, camisetas y llaveros. Cap Radio, en sus retransmisiones de Tarifit, toca canciones chaabi y rap alabando al líder. "Rif-Hop" es ahora un género. Las hijas de Abdelkrim se han convertido en celebridades menores, recorriendo el país hablando sobre el exilio y la reconciliación. El revolucionario de Riff se está convirtiendo lentamente en un icono cultural, emblema de una alternativa marroquí.

Y sin embargo las protestas en el Rif continúan. Los activistas que se reúnen regularmente en "L'Oficina" en Ajdir -las ruinas de la oficina de Abdelkrim- tienen poca paciencia para las concesiones tokenísticas y culturales otorgadas hasta el momento. Sus demandas incluyen la abrogación de un decreto real (dahir) a partir de 1958 que declaró el Rif una zona militar; El uso del lenguaje tarifit en la administración local; Una investigación sobre la muerte de Mouhcine Fikri, el pescador muerto en octubre por las autoridades, y la muerte de cinco jóvenes manifestantes cuyos cuerpos carbonizados fueron encontrados en un banco en Al Hoceima a principios de 2011. La inversión pública y la infraestructura también está en la lista de Demandas-carreteras y carreteras para aislar la región; Universidades, hospitales y un centro de tratamiento del cáncer. (El Rif tiene la mayor tasa de cáncer en el reino, a veces atribuido al uso de gas mostaza en España en 1926 o al bombardeo del ejército marroquí en 1958.)

Los manifestantes más militantes también exigen el regreso de los restos de Abdelkrim de El Cairo y su conmemoración como una figura democrática amazigh, no sólo un símbolo anticolonial. Durante el año pasado, la violencia casi siempre ha estallado cuando los manifestantes intentan plantar la bandera de la República Rif en un edificio y la policía interviene. Mientras que el tricoleur del pan-Berber se considera a través del país, la bandera roja de Riffian (inspirada del otomano), con su estrella creciente y de seis puntos, sigue siendo un punto de la disensión aguda: El jefe del partido socialista marroquí dice que la bandera debe ser Integrada en la identidad nacional; Otros políticos lo ven como un signo de separatismo y republicanismo.

 Pero la imagen popular de la Riffia, vista desde hace tiempo como una mezcla separatista, apenas islámica y de ojos verdes de africanos y vikingos, está cambiando. Culturalmente y lingüísticamente, el Rif desde 1999 ha sido ampliamente integrado en el reino. Por otra parte, la generación más joven de los líderes de Riffian es políticamente inteligente: En lugar de hablar en tamazight o español, de los derechos indígenas y la diferencia étnica (como los ancianos pueden tener), el hirak, como los activistas son llamados, Exigiendo derechos y servicios y vinculando su movimiento a las luchas democráticas en todo el mundo de habla árabe. Y sus discursos tienden a estar cargados de referencias religiosas también. Teniendo un Corán en una mano y flanqueado por retratos de Abdelkrim, Zafzafi hablará de los antepasados ​​bereberes Masinissia y Jugurtha, los reyes de Numidia y la sabiduría de los compañeros del Profeta. De hecho, fue su discurso en la mezquita el desafiar el control gubernamental de las instituciones religiosas -un asunto que resuena ampliamente- que provocó la represión actual. En estos días, las protestas irán en Hoceima o Nador en el norte, y rápidamente se extenderán a las ciudades del sur, donde se levantará un canto de solidaridad: "Wlad al Rif mashi awbash!" (Los niños del Rif no son awbash) y "Are you a Gobierno o una pandilla? "El Rif se ha convertido en el epicentro y el impulso para la protesta política en Marruecos.

 Yema nunca aprendió a leer, no árabe o cualquier otro idioma. Ella amó programas de televisión en la vida del océano, y era un ventilador de largo plazo de la serie del mundo submarino de Jacques Cousteau. Así que en la escuela primaria, me gustaría ver libros sobre vida marina y leído a ella. Señalaría a diferentes criaturas y diría el nombre en inglés o francés, luego le preguntaría cómo decirlo en Berber. Se detuvo y pronunció una palabra, gijdoor o bibet. Yo la miraría. Sus ojos verdes se iluminarían, estaba inventando las palabras. ¿Quién en la tierra sabe decir "ballena jorobada" en Berber? Yema era tierna. Su bolsillo del delantal contenía un número infinito de monedas, de tuercas, y de Smarties, los M & Ms británicos. Cuando los fríos vientos del Atlántico comenzaron a soplar en noviembre, ella presionaba sus labios contra nuestra frente para ver si teníamos una temperatura. Pero tenía un lado duro e insensible. En Tánger, las conversaciones tienden a comenzar con un oleaje de nostalgia: cómo la ciudad se está deteriorando, invadida, no como solía ser. Nunca oí a Yema expresar un iota de nostalgia, no por el Rif, ni por la Zona Internacional, ni por las villas italianizantes en el bulevar que estaban siendo arrasadas y reemplazadas por espeluznantes altas alturas.

 Cuando yo era un niño, cada mes de septiembre un gran saco de arpillera llegaba a la casa de mis abuelos, un recuerdo post-cosecha de parientes lejanos en Ajdir. En los últimos años, el saco se había reducido a un paquete, sin embargo, Yema todavía dar a todos un puñado de nueces dulces y crujientes. Eso fue durante décadas un vínculo recurrente, aunque débil, con nuestra tierra ancestral. Cuando el corazón de Yema dejó de latir el 7 de febrero, el Rif regresó. Durante los tres días de duelo, los octogenarios con barbas hennaed y las mujeres con nombres como Titem y Achoucha vinieron a pagar las condolencias.

 Mi abuela fue enterrada en el cementerio Sidi Amar con vistas a la bahía de Tánger. Su lápida mira hacia el noreste; Gibraltar y el sur de España a su izquierda, y las montañas del Rif a su derecha. Parte de la situación Amazigh siempre ha sido la manera de enfrentar. La generación de Abdelkrim miró hacia el este: El Cairo, después La Meca, para la salvación; Las generaciones posteriores volverían a España y Francia, y luego al este de nuevo. ¿Qué dirección debe tener la cara viva? Mientras Yema estuviera vivo, no tuvimos que decidir.

Fuente: https://www.thenation.com/article/is-morocco-headed-toward-insurrection/
Traducción por el equipo de traductores jurados de la redacción de Internacional de Radio San Borondón.