Log in
Sin imágenes

«El intento de golpe de estado ha sido una estrategia a la desesperada de Trump para mantenerse en el poder»

Iñaki Gil de San Vicente asegura en Radio San Borondón que que lo ocurrido este miércoles en EEUU era previsible.

El analista internacional destaca que desde su presentación como candidato hasta el momento actual Trump ha protagonizado una serie de hitos que han desembocado en el intento de golpe de estado que se ha producido este miércoles.

En este sentido, recuerda que siendo aún candidato, Donald Trump acusó a Hilary Clinton de falsedades y en un debate electoral le dijo que su lugar era la cárcel … Otro dato significativo es que al año de gobierno, las organizaciones neofascistas y supremacistas ya habían duplicado en número y cuadriplicado su militancia…

Señala también que desde hace unos nueve meses la situación ha ido decantándose hacia un posible golpe de estado. De hecho recuerda que muchas organizaciones de izquierdas de EEUU ya advertían que dentro de las fuerzas armadas y la policía había grupos organizados de ultraderecha. Y más recientemente se han podido escuchar desde el Pentagono y servicios de inteligencia declaraciones publicas de militares convocando movilizaciones, incluso el estado de emergencia nacional…

“Trump ha lanzado algo parecido al Tejerazo en España, afirma”

Para el analista, este hecho es por una parte una acción a la desesperada de Trump, un aviso  a ver si generaba reacciones en otros Estados, estamentos militares, económicos y de la judicatura. Y por otra parte un intento de forzar una crisis nacional, declarar la situación de quiebra y ruptura de EEUU, para lo que cuenta con un importante apoyo de sectores muy beneficiados durante su mandato que lo seguirían.
 
Señala Gil de San Vicente que no hay que perder de vista el contexto en el que se producen estos hechos: con una economía muy tocada, una gran crisis sanitaria en la que la lucha contra la pandemia está muy parada, con hospitales saturados… Y por otro lado, las previsiones del banco mundial advirtiendo de que si la tercera ola es muy grave la perspectiva de recuperación prevista a finales de 2021 o 2022 se retrasará aún más.
“La economía norteamericana se está quedando atrás - afirma Iñaki Gil- hay que tener en cuenta que si la economía norteamericana crece un 2 %, la china crece un 6 o 7 %”.