Log in
Sin imágenes

Richard Steiner advierte del “riesgo catastrófico” ante las “condiciones mínimas” que el Gobierno de España pide a Repsol en Canarias

{mosimage}SB-Noticias.- Richard Steiner, profesor de la Universidad de Alaska hasta 2010, especialista en conservación marina y asesor de una decena de países en materia de perforaciones en mar abierto, ha informado al Cabildo de Fuerteventura sobre el riesgo que corren las aguas de Fuerteventuta y Lanzarote con la Declaración de Impacto Ambiental que el Gobierno de España acaba de aprobar (el 29 de mayo) para la petrolera multinacional Repsol.

Steiner explica que las condiciones impuestas en el proyecto de las Islas Canarias a la perforación de Repsol por el Gobierno de España “son de hecho tan rudimentarias” que “el proyecto sigue siendo demasiado arriesgado”. Y advierte que los requisitos ahora conocidos son “terriblemente insuficientes”.
 
“Todo el mundo debe entender que un proyecto de perforación exploratoria en aguas profundas es extremadamente peligroso. Plantea un alto riesgo de una explosión catastrófica. Un reventón de este tipo pondría en peligro todo lo que define las Islas Canarias: medio ambiente, la cultura y la economía. Hemos aprendido esta lección de la manera más difícil en los EE.UU., con el desastre de BP Deepwater Horizont en 2010”, recuerda el especialista canadiense.
 
Tras haber estudiado la documentación facilitada por Repsol y conocer ahora la Declaración de Impacto Ambiental, Steiner señala que “tenía la esperanza de que el Gobierno de España apreciaría la enormidad del riesgo de la propuesta de perforación de Repsol”. Pero “dadas las condiciones mínimas que el Gobierno está poniendo al proyecto, el Gobierno está al parecer dispuesto a colocar las Islas Canarias en riesgo de un derrame de petróleo catastrófico. Esto parece muy irresponsable, incluso por negligencia grave, y podría ser un error trágico”, advierte.

En este mismo sentido hay que recordar que  el DIA desliga el riesgo de accidentes del proyecto y no establecen medidas obligatorias, sino meras recomendaciones.
 
De hecho, el propio texto de la DIA dice textualmente  "En relación con el análisis de los sucesos accidentales descrito en el apartado B, para su consideración en la autorización sustantiva del proyecto, se ha estimado el riesgo ambiental para el archipiélago canario, suponiendo un caudal de blowout de 3.000 bbl/día que sin la aplicación de las medidas de lucha contra la contaminación, podría tener unas consecuencias que el promotor ha estimado en el estudio de impacto ambiental y adendas"

Es asombroso que el Ministerio de Medio Ambiente no se pronuncie y no evalúe el riesgo que supone el proyecto, tal y como exige la legislación. Sólo se remite a lo dicho por el promotor. El órgano ambiental debe pronunciarse sobre el riesgo y debe adoptar medidas a cumplir por el promotor y no elaborar meras recomendaciones, como es el caso aquí.

Richard Steiner es catedrático de Ciencias Marinas por la Universidad de Alaska, donde impartió docencia durante 30 años (1980-2010 ).  Tuvo un papel destacado en las acciones de respuesta ante el derrame del Exxon Valdez (1989) e igualmente ha intervenido en relación con otros accidentes petrolíferos como el de Deepwater Horizont (2010). Ha trabajado también en relación con perforaciones petrolíferas y medidas de seguridad ambiental en Pakistan, China, Rusia, Líbano, Nigeria, Shetland, central Asia, and the Gulf of Mexico. Actualmente está considerado como un especialista de referencia a nivel internacional en torno a la peligrosidad de las perforaciones en aguas profundas.

Steiner ya recomendó en las alegaciones a la DIA de Repsol presentadas en septiembre de 2013 que se evaluarán riesgos por un derrame accidental de 30.000 barriles diarios de petróleo, frente a los 1.000 que proponía el documento de Repsol. Sin embargo, el Gobierno de España se conformó con pedir a Repsol que ampliará los cálculos para sólo 3.000 barriles diario, diez veces menos que lo recomendado por Steiner.

Richard Steiner también participó a comienzos de 2014 en la gestiones realizadas por varios ciudadanos de Fuerteventura y Lanzarote ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, consiguiendo que éste mantuviera abierta una queja ciudadana (y la subsiguiente investigación) sobre las prospecciones petrolíferas en Canarias, pese a los intentos del grupo popular por cerrarla. Los argumentos expuestos fueron de tal contundencia que el propio grupo popular europeo varió su opinión y aceptó mantener abierta la queja ciudadana, acordándose entonces por unanimidad.

Problemas en Namibia

Richard Steiner también tiene presente las noticias recientes del desastre que estuvo a punto de provocar en la costa de Namibia el barco perforador que Repsol utilizará en las prospecciones de Canarias, el ‘Rowan Reinaissance’, a raíz de dos fallos producidos de forma consecutiva en dos pozos distintos, que llevaron a abandonar la perforación.

La cementación de la parte superior del primer pozo de Namibia (Welwitschia 1), falló el pasado 23 de abril y como consecuencia toda la cabeza del pozo se derrumbó bajo el fondo marino. “Si esto hubiera ocurrido al llegar a la bolsa de hidrocarburos, fácilmente podría haber resultado en un blowout o explosión”, advirtió.

También fracasó  en la instalación de la unidad de control en el segundo pozo (Welwitschia 1A) el pasado 1 de mayo, lo que también podría haber resultado en un blowout catastrófico, si hubieran alcanzado una zona de hidrocarburos

Jeremy Asher, el presidente de la compañía Tower Resourcings, a cargo de las perforaciones en Namibia por encargo de Repsol, comentó a raíz de estos sucesos: “no es raro tener problemas técnicos con maquinaria nueva y en particular en barcos de perforación como el Rowan Renaissance”.