Log in
Sin imágenes

Ana Oramas benefició como alcaldesa una empresa familiar recalificando para uso comercial una parcela destinada a viviendas

Entrevista a Santiago Pérez en Radio San Borondón

Un conjunto de decisiones de carácter urbanístico a través del Plan Especial de Protección del Casco Histórico de La Laguna en 2003, siendo Alcaldesa Ana Oramas, permitieron recalificar la parcela en la que se encuentra la conocida como Cocheras de Los Oramas.

La operación podría calificarse como uso fraudulento el Plan Especial de Protección para corregir por "la puerta de atrás" el Plan General de Ordenación de La Laguna, para beneficiar unos intereses privados.

De esta manera, el gobierno de Coalición Canaria propició el cambio del uso original para viviendas que el Plan General de Ordenación había adjudicado a esta parcela, a un uso final comercial de gestión privado, para centro comercial. Como consecuencia, el pasado mes de agosto, en base a la legislación vigente, la empresa Mercadona obtuvo una licencia para instalar un nuevo Centro comercial en dicha parcela.
Las conocidas como Cocheras de San Benito en la calle Marqués de Celada, son  un inmueble dedicado históricamente a garaje de guaguas de la empresa Transportes de Tenerife, propiedad durante varias generaciones de la familia Oramas, que protagonizó duras luchas obreras en las décadas de los 60 y 70 del pasado siglo.

Antecedentes
El Plan Especial de Protección (PEP) es un instrumento de ordenación urbanística cuyo fin es completar y desarrollar el Plan General de Ordenación, para ordenar más en detalle un conjunto histórico. En este caso, La Laguna, que fue declarado en 1986 BIC y Patrimonio de la Humanidad en el 2000, tenía la obligación de ordenar y proteger el conjunto histórico con un PEP y es esto lo que se empezó a tramitar con la entonces alcaldesa Ana Oramas.
En diciembre del año 2003 se aprueba el Plan Especial de Protección de La Laguna a través de un decreto firmado por Ana Oramas. Sorprendentemente, el Plan amplía su ámbito de ordenación y se extralimita incluyendo la zona desde La Concepción hasta San Benito, que está fuera del conjunto histórico protegido, donde se encuentra la parcela de las Cocheras de Los Oramas.
Santiago Pérez, actual concejal de Ordenación del Territorio de La Laguna, explica que el PEP podía haberse limitado a ordenar la ciudad delimitada como conjunto histórico, que era lo lógico, pero se extralimitó y ordenó zonas fuera de la ciudad protegida. “Es verdad que esto se puede hacer -explica - pero debe tener una justificación muy clara”.  Como ejemplo de ello, el edil explica que en la calle 6 de Diciembre, el PEP va más allá de la ciudad histórica y limita la edificabilidad declarando fuera ordenación algunos espacios ya construidos y previene que en el futuro  otros nuevos edificios tenga menos plantas para evitar que ahoguen la propia ciudad. Una actuación similar se hizo en la zona de Las Quinteras por la misma razón para impedir que quedase oculta la perspectiva de la ciudad desde la vía de Ronda.

Primer paso: De uso para viviendas a mercado público con gestión pública  
La parcela de Las Cocheras de Los Oramas estaba regulada por el Plan General de Ordenación para un destino residencial colectivo, es decir para la construcción de viviendas. Sin embargo, el gobierno municipal dirigido por la ex alcaldesa Ana Oramas justifica la expansión del Plan Especial de Ordenación hasta San Benito con el fin de que había que proteger un conjunto de viviendas de arquitectura popular.  Un objetivo que no se cumplió porque dichas casas no han sido protegidas hasta que en el presente año 2020, el actual edil de Ordenación firma un decreto para poner en marcha el catálogo de protección de estas 14 viviendas en la zona.
En diciembre del año 2003 el PEP se aprueba. No protege esas pequeñas edificaciones, pero sí modifica el Plan General de Ordenación respecto a las Cocheras y dice que su destino no va a ser para viviendas sino para un Mercado Público. El Plan también destinaba a este fin otras tres parcelas contiguas, de otros propietarios.

Segundo paso: De mercado público a centro comercial privado
El último día en que el Plan Especial se encuentra expuesto a información pública, la empresa propietaria de las Cocheras, Transportes de Tenerife, presenta un escrito solicitando por una parte, que la previsión del PEP para esta parcela se modifique, y que en lugar de destinarse a mercado público de gestión pública sea para equipamiento comercial libre de gestión privada.  Y por otra parte, que las tres propiedades contiguas se desgajaran de la operación porque “iban a dificultar esa operación”.

Los deseos de Transportes de Tenerife se hacen realidad
Pocos días antes de la aprobación provisional del Plan Especial de Ordenación, en octubre de 2004, el gobierno municipal dirigido por Ana Oramas,  incorpora al mismo todo lo que había pedido Transportes de Tenerife.
De esta manera, la parcela de las cocheras de Los Oramas se ha recalificado y queda destinada a uso comercial privado. Al mismo tiempo, se dejan sin ordenar – quedan en un limbo urbanístico - las otras tres parcelas colindantes.
Al mismo tiempo se incluye una serie de cesiones que tendrá que hacer la propiedad (Transportes de Tenerife) de 18 aparcamientos así como ceder alguna superficie construida para oficinas municipales y actividades ciudadanas.
En definitiva, de la parcela total de 4.200 m² , Transportes de Tenerife consigue que 3.200 m² se destinen a centro comercial privado, con una edificabilidad de hasta 8.000 m².

De “Naranjeros de Tenerife” en Lanzarote, a Mercadona
Justo un mes después, en noviembre de 2004, se constituye en Lanzarote una sociedad con un capital de 6.000 €, promovido por el conocido empresario Juan Francisco Rosa. Esta empresa se crea cuando ya existe la garantía de que en las Cocheras se va a poder desarrollar una actividad con finalidad comercial de naturaleza privada con las condiciones previamente incluidas en el PEP.
Posteriormente se produce una “transmisión” de la propiedad de Transportes de Tenerife a Naranjeros de Lanzarote. De tal manera que la empresa recién constituida en Lanzarote con solo 6.000 € recibe la propiedad de un valor de 4,5 millones.
Una vez que la parcela consolida el uso comercial privado, Naranjeros de Tacoronte la traspasa a la conocida empresa española de supermercados Mercadona, a través de un contrato con una cláusula resolutoria, es decir que dejaría de tener validez si finalmente no se consiguiera la licencia urbanística para implantar allí un  gran centro comercial.
Se desconoce en la actualidad como se realizó la “transmisión” de Transportes de Tenerife a Naranjeros de Tacoronte. A este respecto, el responsable de Urbanismo de La Laguna indica: “no se sabe como se realizó la transmisión. Aunque he oído que la incorporación del inmueble se produce por ampliación de capital, si las acciones son al portador no va a quedar reflejado como fue la operación ni quien las suscribió”. Sin embargo asegura "vamos a estudiar, consultando la información registral, cómo se produjo esa transmisión, si fue una transmisión real o no, así como la identidad de sus participantes y beneficiarios reales".

¿Por qué no se tomaron medidas en su momento?
Porque no se conocía. El edil Santiago Pérez explica que toda esta información se ha venido a conocer recientemente, a raíz de una investigación que inicia el Área de Urbanismo, tras una cierta alarma vecinal ante la posibilidad de que se haya concedido una licencia para instalar un Centro Comercial en esta parcela.
Ante la pregunta de por qué no se denunció en su momento esta situación, Pérez añade que un Plan puede tener decenas de miles de decisiones urbanísticas incontrolables. Hasta los propios técnicos del Servicio ante la aprobación inicial del Plan General de Ordenación por Fernando Clavijo explicaron que para poder estudiar a fondo las miles de decisiones urbanísticas de un Plan hay que disponer de mucho tiempo, que Clavijo no dio en su momento. Aunque fue la ciudadanía quien a posteriori logró paralizar este PGO.

¿Tiene naturaleza delictiva esta operación?
A este respecto Santiago Pérez no ha querido pronunciarse. Pero destaca por una parte que son decisiones tomadas en la etapa de Ana Oramas como alcaldesa, y que estas decisiones no tenían por qué venir impuestas por un Plan Especial cuyo objeto no es el que le dio el ayuntamiento en este caso. Considera Pérez que si el gobierno municipal quería introducir el cambio en el uso de dicha parcela, tenía que haber iniciado una modificación del Plan General de Ordenación, que era el instrumento adecuado. Por tanto entiende que se ha usado el Plan Especial de Ordenación y su fuerza normativa para una finalidad ajena a la razón de ser de un PEP de un conjunto histórico.
La conclusión, por tanto, es que se ha producido un fraude de ley, es decir se ha aprovechado una disposición o autorización legal para conseguir finalidades ajenas a las que esa ley persigue.
Respecto a si se pudo haber recurrido en su momento, Santiago Pérez afirma que por supuesto, pero para ello había que haber conocido todas estas circunstancias y no fue así.

¿Se puede paralizar la operación de instalar el Centro Comercial Mercadona?
El pasado mes de agosto el ayuntamiento de La Laguna concedió la licencia de edificación a Mercadona.
Santiago Pérez recuerda que la administración pública está sometida a la ley y no se puede denegar una licencia que cumple con el planeamiento vigente, porque de no hacerlo puede incurrir en delito de prevaricación. Sin embargo, el edil insiste en que el gobierno municipal está documentándose de todo el proceso, incluso del registro de la propiedad para tener una idea completa e informar a la ciudadanía.
“Lo que no estamos dispuestos, concluye, es a aceptar las manipulaciones e intoxicaciones informativas de Coalición Canaria sin poner las cosas en su sitio”.