Log in
Sin imágenes

Canarias establece un toque de queda en Tenerife y reduce los grupos a un máximo de 4 personas en la isla

  • Published in Sanidad

El Gobierno de Canarias establecido un toque de queda de 23.00 a 06.00 horas durante una semana; y reducir los grupos a un máximo de cuatro personas, prohibir las consumiciones en las barras de los locales y suspender toda actividad deportiva no profesional durante dos semanas en Tenerife debido al repunte de casos en la isla -sólo hoy ha registrado 120 de los 166 nuevos casos del archipiélago-.

Así lo ha puesto este viernes de manifiesto el presidente, Ángel Víctor Torres, tras celebrar un Consejo de Gobierno extraordinario sobre la evolución de la pandemia en la isla tinerfeña, donde añadió en últimos días de cada diez contagios en la CCAA, siete están en esta isla, por lo que estas medidas entrarán en vigor desde su publicación este sábado en el Boletín Oficial de Canarias (BOC).
Tenerife tiene en la actualidad una incidencia acumulada en los últimos siete días de 79,67 casos por cada 100.000 habitantes -46,77 en Canarias-, cifra que se eleva hasta los 145,67 casos por cada 100.000 personas en los últimos 14 días -frente 86,33 en las islas-.
Así, la isla cuenta con las peores cifras epidemiológicas del archipiélago con 3.057 casos activos -de los 4.259 de toda Canarias-, de los que 27 están en una UCI -de un total de 45 en el conjunto de la CCAA -, 168 ingresados en planta -de 210- y 2.862 en aislamiento domiciliario -de un total de 4.004 en el conjunto de las islas-.
Torres expuso que, respecto a la población de más de 65 años, hay una incidencia de 70 casos por 100.000 habitantes en la isla lo que, de acuerdo a la norma estatal, se considera "riesgo alto", mientras que en el parámetro de las camas UCI ocupadas, en Tenerife supone el 15,5%, lo que también está considerado como "riesgo alto".
"Hace tres semanas tomamos medidas específicamente para la isla que sirvieron para contener la curva de la pandemia --observó--. Sin embargo, con la llegada de diciembre la situación se ha agravado y ha repuntado".
Por ello, el Gobierno de Canarias ha aprobado un conjunto de nuevas medidas, entre las que destaca que las actividades grupales -que en Canarias está en seis personas- se reducen a cuatro para las próximas dos semanas.
Aquí, se incluyen encuentros sociales, familiares, mesas en restaurantes o playas. "Donde haya grupos será de un máximo de cuatro personas", aseveró el presidente.
Torres explicó otras iniciativas como que no se podrá consumir en las barras de bares y restaurantes o que toda actividad deportiva no profesional queda suspendida, evitándose así la movilidad, ya que no se podrán hacer entrenamientos ni competición no profesional.
El presidente hizo especial hincapié en que la medida principal es que a partir de la publicación en el Boletín Oficial de Canarias (BOC), que en principio será este sábado, en Tenerife se decreta el toque de queda desde las 23.00 hasta las 06.00 horas durante una semana.
Por otro lado, señaló que enviará una carta a todos los ayuntamientos de Canarias, a los cabildos y a la Delegación del Gobierno en la que pide la "máxima implicación" de las fuerzas y cuerpos de seguridad para el cumplimiento de las normas dictadas por el Gobierno regional, así como con las sanciones pertinente.
"Tenemos que hacer un esfuerzo para que estas medidas, que son drásticas y que afectan a sectores económicos pero que hay que tomar ante la situación de Tenerife sean cumplidas por la ciudadanía", aseguró el máximo dirigente regional.
Torres recordó que el pasado mes de agosto se tuvieron que adoptar medidas duras y exclusivas para Gran Canaria, que por entonces acumulaba a gran mayoría de los contagios de las islas, y dieron sus frutos. "Y estoy convencido -continuó- de que éstas también lo van a dar".
"Estamos a las puertas de un puente y ante las semanas de las navidades. Igual que ocurrió en agosto cuando la mayoría de la población estaba de vacaciones y las noches se alargaban con más actos festivos o encuentro familiares, esto también puede ocurrir en las próximas semana", dijo.
Ante esta futurible situación, el presidente apeló a la concienciación ciudadana y a la responsabilidad individual y colectiva, pidiendo a los tinerfeños que no entiendan que estas nuevas normas se hacen contra nadie, sino a favor de la salud de los isleños y del presente y futuro social y económico.
"No cabe que cuando tomar decisiones de que son seis o cuatro las personas que tienen que reunirse se busque vericuetos o fórmulas tramposas para buscar alternativas porque entonces lo que se está haciendo es autoengañarse. Pido un sacrificio más en un año durísimo porque nos jugamos que no colapsemos los hospitales, que no aumenten los contagios y no tener que tomar medidas mucho más drásticas. Nos jugamos el presente y el futuro", afirmó.
Por último, hizo un llamamiento a los canarios a no relajarse ante las noticias sobre la vacuna porque "aún no está" y es un "error" hacerlo, sobre todo en estas fechas que se aproximan.