Log in
Sin imágenes

El investigado por presunto delito sexual en Puerto de la Cruz declara y sigue en libertad

De momento, no hay pruebas que apunten a una violación en grupo

El denunciado dice que ella consintió, y ni la Policía lo ha detenido ni la juez ha cambiado su situación personal

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Puerto de la Cruz (Tenerife) ha tomado hoy declaración al varón senegalés denunciado como presunto autor de un delito contra la indemnidad sexual por una joven que asegura haber sido forzada en la noche del 8 al 9 de abril pasados en el mismo partido judicial.

La autoridad judicial no ha tomado ninguna medida preventiva contra el investigado, más allá de la obligación de presentarse a firmar en sede judicial los días 15 de cada mes. El denunciado, S.T., no había sido detenido por la Policía en ningún momento, y el Ministerio Fiscal no pidió en el acto de hoy ninguna medida privativa de libertad sobre él.

El denunciado confirmó lo que ya ha había declarado en comparecencias previas; que en la noche del 8 al 9 de abril pasado mantuvo relaciones sexuales completas con la hoy denunciante, pero con pleno consentimiento de ésta, según su versión. La joven asegura que no aceptó este encuentro, pero en ningún caso habla de que más personas participaran en el acto sexual.

Desde el Juzgado se enfatiza que en el actual estado de las investigaciones no hay ni una sola prueba de que los hechos pudieran esconder una agresión sexual en grupo, ni de que se hubieran suministrado a la joven sustancias para anular total o parcialmente su voluntad.  

La autoridad judicial subraya que en las diligencias previas todavía faltan analíticas que pueden ser determinantes para esclarecer el caso, por lo que, apunta, el caso merece la  máxima cautela.

Igualmente, la instructora confirmó que la Policía científica sólo ha encontrado en el apartamento restos de semen de una persona.

Respecto a la imputación, la juez indicó que, si bien es materia competencia del Ministerio Fiscal, de momento es genérica -un delito contra la integridad e indemnidad sexual- precisamente por la falta de datos que permitan aclarar si hubo agresión, abuso o relación aceptada, aunque el proceso se tramita como un sumario ante la posibilidad de que las pruebas apunten a una agresión sexual, que no es el caso en el actual momento procesal.

La investigación continuará en los próximos días con la toma de más declaraciones, en este caso testificales.