Log in
Sin imágenes

IC tacha de desproporcionadas y alarmistas las valoraciones de la Patronal hotelera sobre Thomas Cook

Unos 60 delegados tinerfeños del sindicato, de los cuatro más importantes en el sector, analizan la situación creada por la caída del turoperador

Unos 60 delegados tinerfeños de Intersindical Canaria en el sector hotelero de la Isla se han mostrado de acuerdo, en el marco de una asamblea celebrada este pasado viernes en la ciudad de Los Cristianos (municipio de Arona), en calificar de “desproporcionadas y tremendamente alarmistas” las valoraciones realizadas por la patronal turística en relación con las consecuencias para Canarias de la declaración de quiebra del turoperador Thomas Cook, dada a conocer el 23 de septiembre pasado.

La asamblea de Intersindical Canaria, con un orden del día mucho más amplio, se convocó por la Federación Insular de Hostelería y se desarrolló el viernes pasado en el Centro Cultural de Los Cristianos, con presencia como informadores por parte de la organización de trabajadores de Ignacio González Marrero y Vicente González Mesa.

Uno de los puntos relevantes del debate fue, sin lugar a dudas, la situación que deja en Canarias la bancarrota de Thomas Cook, punto en el que se reconoció el impacto negativo que esta puede producir en el empleo, pero “sin alarmismos”, y que sirvió para rechazar “las impresentables declaraciones de portavoces de la patronal turística, como, por ejemplo, las realizadas por Juan Molas”, de la organización empresarial CEHAT, con influencia nacional.

La asamblea de Intersindical Canaria coincidió en calificar tales valoraciones de “desproporcionadas y tremendamente alarmistas”, sobre todo porque ahora pueden “existir propuestas racionales para los intereses de los trabajadores y también para la economía canaria tendentes a proteger el empleo, como son la aplicación de ERTE (regulaciones temporales del empleo en algunos centros de trabajo), la estabilización de los puestos fijos de trabajo y la reducción del empleo eventual”.

El sindicato Intersindical Canaria, el cuarto con más peso en el sector turístico de la provincia tinerfeña, recordó que Canarias y Tenerife “siguen siendo un destino puntero, con más de 14 millones de visitantes extranjeros; por ello, el descenso o ascenso de las cifras turísticas hay que situarlo en la media de los últimos 15 años. Además, la quiebra de Thomas Cook tiene su origen en los difíciles 2007 y 2008 (justo antes de la crisis económica mundial), aparte de la incidencia actual del Brexit y otros factores no menos importantes”.

Por lo tanto, sostiene el sindicato de corte nacionalista, lo que procede en estos momentos “es ser menos alarmistas y dar más soluciones vinculadas al empleo desde la patronal, desde las empresas. Hay que diferenciar -remarcó la organización- las opiniones alarmistas e interesadas de lo que realmente va a ocurrir con el turismo en las Islas debido a la desaparición de Thomas Cook”.

Otros puntos del orden del día

Hubo más asuntos estudiados en la citada asamblea, y uno de ellos fue “la deriva de las relaciones laborales en el sector de la hostelería de la provincia tinerfeña”.  Acerca de tan relevante cuestión, Intersindical Canaria lamentó que el actual convenio laboral de la provincia (2018-2022) “sigue sin resolver los excesos de la jornada de trabajo, la contratación en precario, las horas impagadas… Además, las pequeñas alzas salariales no evitan el retroceso en la calidad del empleo, y casi no existe respuesta de los trabajadores ante esas problemáticas. No se da una actividad constante de reclamación, y la firma del actual convenio a finales del año pasado se hizo sin debate, sin asambleas, sin la participación de los trabajadores/as”.

Según sostuvo Intersindical Canaria, “esa realidad perjudica la organización y movilización obreras”, lo que dio paso a calificar a los sindicatos UGT, CCOO y Sindicalistas de Base [este el mayoritario en la provincia y único firmante con la patronal tinerfeña Ashotel del convenio provincial hoy en vigor] de practicar un sindicalismo de despacho. A todo esto se une la falta de unidad sindical”, ambas cuestiones relevantes que dificultan los avances en la calidad del empleo.